Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2009.

VOLVER

20090113205127-sunp1427.jpg

Volver en carne y tiempo.

Foto: Llano de Ucanca (Tenerife) © LVG

DECEPCIÓN.

20090121002852-obama.jpg

¿Cuánto tardarán en sumirnos de nuevo en la decepción? ¿Cuánto tardarán los rostros en mudar los semblantes? ¿Cuánto tardarán las palabras en sustituir los tableteos de las ametralladoras? Quizá tarden tanto que nuestros caras avecinan ya una decepción.

19/01/2009 21:33. luisveagarcia #. Politiqueos Hay 3 comentarios.


DIARIO

20090128203601-sunp1404.jpg

Qué quedará de mí cuando fallezca, me pregunto a veces, perdido por mis propias decisiones. ¿Qué les ocurrirá a mis libros, a mis objetos, a mis recuerdos? Quizá acaben a la puerta de casa, como alguna vez he visto, a la espera de esos miércoles en los que el Ayuntamiento recoge lo sobrante, quizá en una almoneda, en un trapero o en un rastro, como acostumbra a decir Trapiello. Nada se pierde porque las bibliotecas de ahora están hechas de la destrucción de otras tantas bibliotecas de antaño.
No pervivimos. Quizá con suerte nuestros actos o nuestras obras. Nadie se lleva nada decía Machín en un bolero.
Y de nuestros actos sólo se hablará mientras los que nos conocieron nos sobrevivan. ¿Pero después? De nuestras obras, si queda alguna constancia, será acaso un libro, una escultura, una pintura… Eso si alguien le otorga algún valor. La mayoría de las veces tampoco nos sobrevivirán.
Hace unos días, en el Mercado de las Glorias, en los Encantes, veía un album de fotos tirado en el suelo, abierto, casi eruptando imágenes, y me dio la sensación de entrar allí donde nadie me hubiera invitado. Traspasar la intimidad que no me correspondía ver. Toda una vida en imágenes. Desde las primeras en sepia a las últimas en un color desleído de principios de los setenta, pantalones pata de elefante, camisas ajustadas…
No sé porqué ese pensamiento me empezó a turbar. Tanto hacer camino propio, tanto encontrarse a uno mismo para no encontrar nada más que mis propios límites físicos, tan finitos…

Fotografía: Iglesia de la Concepción (Santa Cruz de Tenerife) © LVG

 

28/01/2009 20:37. luisveagarcia #. Diario Hay 4 comentarios.

LOS GIRASOLES CIEGOS DE ALBERTO MÉNDEZ

20090131192554-los-girasoles-ciegos.jpg

Es una lástima que el autor no viviera el éxito de su única obra, porque Alberto Méndez falleció en el 2004 sin ver cómo en el 2005 ganaba el Premio Nacional de Narrativa y el de la Crítica. Su obra, Los girasoles ciegos, que ya previamente había sido galardonada en un concurso literario, es una de esas pequeñas joyas que, muy de vez en cuando, uno descubre. Cuatro historias que se engarzan siguiendo un trenzado perfecto, casi como los versos, la primera con la tercera, la segunda con la cuarta. Esa rima consonante sucede entre personajes e historias. Cuatro historias, que son la misma, la de los desgraciados, la de los perdidos, la de los derrotados. Son todos sus personajes unos derrotados, sean del bando que sean, porque sus historias personales, de sufrimiento y miserias, desgarran por dentro. Da igual el telón de fondo que es nuestra propia Guerra Civil, da igual que transcurra el tiempo, porque la vida de los personajes queda anclada en un momento perpetuo que destroza sus vidas, les inflinge el peor de los tormentos, la peor de las torturas, la más temida de las miserias. Y la virtud del relato es ese remover de tripas, asco y desazón de las historias. A veces estas pequeñas tramas personales acaban explicando mejor la guerra que cualquiera de los libros de texto que actualmente se pueden adquirir sobre la misma. No se lo pierdan.

31/01/2009 19:25. luisveagarcia #. Artículos No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris