Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2009.

DIARIO DE VIAJE

Mientras resuena el grito un tanto histérico de un niño a lo lejos, entre un  bosque de butacas, cabezas y cuerpos al que nos vemos condenados en el viaje, hay un dejarse llevar lánguido, con Pilar a mi lado en la ensoñación del mareo que le ha atacado, hay una dejación del tiempo a transcurrir con la velocidad habitual, un impasse que se hace eterno mientras el resol me ha obligado a quitarme la chaqueta y amenaza con hacerme arremangar la camiseta; sí, hay algo de lánguido en el viaje y de deseo compulsivo por pisar tierra de nuevo y alejarse del trajín aeroportuario, del azul y del gris que nos dominan, ese azul que pretende vendernos seguridad, ese gris que parece acompañar todo lo institucionalizado. Hay algo de languidez en el inicio. Pero en tanto que inicio -pues todos los inicios son similares, al igual que todos los finales se asemejan- un tanto ajetreado y trabucado de maletas y prisas y un conductor del taxi que se equivoca de domicilio, la pesrspectiva de sentarnos separados en el avión, con Pilar lívida por los nervios del mismo viaje y por el mareo que ataca su cuerpo y se ceba en los intestinos, mientras el azul condensado se afianza en mi retina, azul abandonado a los vaivenes entre nubes, allá abajo, con el sobrevuelo del avión y el ir y venir que casi se acompasa al de las nubes tras abandonar el gris de Barcelona, ese gris del tiempo ajetreado  que no sabe uno si es gris permamente ya instalado por siempre en la ciudad. 

07/04/2009 20:19. luisveagarcia #. Diario No hay comentarios. Comentar.

INGRATITUD

La lealtad termina allá donde empieza la ingratitud.
08/04/2009 18:20. luisveagarcia #. Píldoras No hay comentarios. Comentar.


DIARIO DE VIAJE

El viaje, como hecho iniciático, pero, sobretodo, como escape de la ciudad, viaje que se presenta por sorpresa y ataca las ilusiones, lo de menos la razón que ya es una excusa clásica para abandonar lo habitual, dos o tres meses sumergido en esto que llaman monotonía de los días que se acumulan como muescas en la piel, monotonía que ahoga y persiste y a la que irremediablamente regresaremos... Así dispuestas las cosas, casi lo de menos es el destino final, no por ello menos evocado ni querido, pues allí el tiempo va dejando nuestras huellas en forma de amigos, también de multitud de recuerdos ya confundidos de una y otra vez, de uno y otro año, casi al camino de la habitualidad pero una habitualidad todavía no monótona, como la de un territorio que ya se conoce pero en el que quedan espacios por descubrir. Mientras el ajetreo de los motores del avión dicta la música y la tímida respiración de Pilar trata de obviar el malestar del viaje, yo me inclino a escribir ante este cuaderno que me acoge y al que me abrazo a menudo en diversos instantes separados por largas pausas de monotonía que constituyen el resto de la vida, el abrupto espacio entre viaje y viaje, entre aeropuerto y aeropuerto.

10/04/2009 21:06. luisveagarcia #. Diario Hay 1 comentario.

DIARIO DE VIAJE

Los aeropuertos son lugares inocuos, como las comisarías o los hospitales, pasillos de blanco o de gris, de azulejo cuadrado cuyos intersticios ennegrece el tiempo, espacios asépticos que no dejan huella en el recuerdo, pues no contemplan momentos memorables, espacios que ya en sí mismos contienen sus propias reglas a las que uno se somete lánguidamente y se deja hacer como el animal que es llevado al matadero, ahora una fila de cuerpos bajo un arco que no es del triunfo, y si lo es lo es más del triunfo de la desconfianza en el siglo de lo global, otro muro más, otro uniforme y otra barrera, un mundo lleno de barreras que ni siquiera ocultan los grandes pasillos de los aeropuertos. Lánguido inicio, Pilar otra vez precesionando hacia el lavabo, una vez más y he perdido la cuenta, su aliento que se derrite, la mirada languidece como esos mismos animales camino del matadero. Giro la vista y el mar me acoge, casi pido permiso a las nubes para que me dejen otear el relieve de las olas mientras poco a poco, tras el cambio de las manecillas, el reloj abandona la estela de las diez para acomodarse en un número más. Y perdida ya la paciencia, con los pasajeros movedizos, una vez los niños, otras parejas movedizas, no sabe uno si las arenas movedizas también viajan en avión o si quizás a algunos la tontería y el pijerío marquil no le dejan ya comportarse como un ser adulto. Volver la mirada al mar y obviar el vaivén. Quizá veinte minutos más para arribar...

13/04/2009 13:30. luisveagarcia #. Diario Hay 1 comentario.

REPÚBLICA

20090414173327-republica.jpg

Por la Tercera República en el aniversario de la Segunda.

14/04/2009 17:33. luisveagarcia #. Politiqueos Hay 1 comentario.

FIRMA DE LIBROS

20090420151116-cotidianos32.jpg

El próximo día 23 de Abril, festividad de Sant Jordi en Catalunya y Día del Libro, estaré firmando ejemplares de 17 a 20 horas de mi libro Cotidianos en la Pza Orfila de Sant Andreu (Barcelona). Os espero.

http://w3.bcn.es/fitxers/biblioteques/iiglesias/signaturaescriptors09.269.pdf?nomCanal=Noticia

20/04/2009 15:11. luisveagarcia #. Cotidianos Hay 2 comentarios.

LIBROS

Sin lectores, los libros son solamente objetos sin sentido.

26/04/2009 19:35. luisveagarcia #. Píldoras No hay comentarios. Comentar.

SANT JORDI

20090427174108-sunp1559.jpgFirmando ejemplares en la Plaza Orfila de Barcelona.
27/04/2009 17:41. luisveagarcia #. Cotidianos Hay 2 comentarios.

CRÍTICA DE COTIDIANOS EN LLEGIR EN CAS D´INCENDI, POR XAVIER BORRELL

20090429231656-llegirencasdincendi.jpg

Es difícil clasificar si este autor es un poeta que escribe prosa o a la inversa, lo que no se puede dudar es que la influencia como trovador de sonetos está impregnada en este conjunto de relatos cotidianos.

            Pues Luis Vea García hurga entre la mente del lector para sacar los sentimientos allí almacenados, consiguiendo una complicidad absoluta hacia sus experiencias de cada día convertidas en píldoras literarias de diverso tipo de género, entre los que demuestra moverse con soltura.

            Como suele decir el tópico en los libros de varias narraciones, la calidad varía según a la que nos enfrentamos en cada momento, pero en su asociación la conmoción es satisfactoria con algunas excepciones.

            Tenemos sexo en su más primitiva de las vertientes, amor inteligentemente tratado, sentimientos cordiales y mendigos desgraciados. Anorexia, viajes, mafias, dictaduras, recuerdos de infancia, muerte e incluso sida. Todo con una sensibilidad esencial en cuanto a su tratamiento, pues se nota que Luis no escribe al azar y disfruta juntando letras en una página en blanco.

            No falta denuncia hacia la existencia que la sociedad le está dando a la juventud que vive en precario o a la especulación urbanística que no respeta a lo que deja detrás.

            Todo plasmado en un mapa de todo tipo de temas que dejan una buena sensación, si bien podríamos quitar y poner algunos relatos entre los preferentes de cada individuo que se acerque por este ejemplar, como cada aficionado pondría jugadores en un equipo de fútbol, pero lo importante es ganar el partido y se ha conseguido con creces.

 

29/04/2009 22:35. luisveagarcia #. Cotidianos No hay comentarios. Comentar.

ENTREVISTA PARA LLEGIR EN CAS DE INCENDI POR XAVIER BORRELL

20090430094031-sunp1558.jpg
-El título del libro Cotidianos podría sugerir aburrimiento, sin embargo no es así, ¿no tenías miedo a generar rechazo?
 
 
Nunca lo planteé de ese modo, simplemente me pareció el título más adecuado al propio contenido del libro. Podía haber elegido uno más rimbombante, incluso más llamativo, pero estaría traicionando a las propias historias que hablan del cada día, de lo que nos ocurre, de aquellos acontecimientos que van marcando nuestras vidas. De ahí quizá la subdivisión que tiene el libro en temas y de ahí también la explicación a modo de prólogo. Por otro lado el libro plantea la cotidianidad en contraposición a la idea de monotonía, tema del que hablé en la presentación del libro el pasado mes de junio en la Biblioteca de Can Fabra (Barcelona).
 
 
-Se atisba entre líneas además de sentido del humor una cierta denuncia, como por ejemplo lo mal que lo tiene la juventud con el empleo. ¿Es reír por no llorar?
 
 
Supongo que en el contenido de cada una de las historias sí se reflejan algunas de las preocupaciones que no ya como escritor sino como ser humano tengo. Hablo del Sida, de la especulación urbanística, pero también del desprecio por la vejez, de la falta de respeto,de la homosexualidad, de la soledad, de la anorexia, etc... Todos estos temas impregnan nuestras vidas y no puedo dejar de tocarlos. Repecto del problema que me ejemplificas que supongo hace mención al cuento "Levando anclas", creo que la lectura es otra. E, incluso, si me lo permites en positivo.  Habla de la vocación de cada ser humano. Habla de que uno no debe traicionar su verdadera vocación en pro de ganar más dinero o de triunfar.  Evidentemente, en esa narración aparece el día a día en el empleo como tema secundario. Curiosamente, el relato está escrito hace bastante años cuando todo el mundo pensaba en ganar más y más dinero. Y parece, que por una ironía del destino, su contenido es de rabiosa actualidad.
 
 
-De todos los personajes¿eres tú en distintas fases de tu vida o sólo tienen parte de tu personalidad?
 
 
Es inevitable trabajar con material que te rodea. Con personas que conoces o que ves y también con ideas o situaciones que te ocurren. A todo ello hay que  añadir el hecho de que suelo trabajar con mucho material onírico, evidentemente reelaborado. Así creo que hay un poco de mi alma en cada relato pero no necesariamente quiere decir que cada uno de los sujetos protagonistas sean la prolongación de mi yo. Por otra parte sería bastante difícil ser al mismo tiempo hombre y mujer, homosexual y heterosexual, adulto, niño y anciano, etc...
 
 
-Según otro de tus relatos parece ser que criticas la especulación urbanística y sobretodo el poco respeto a los edificios e individuos que se quedan atrás. ¿Es así?
 
 
Supongo que te refieres al relato "El maletín del barrendero". Este cuento siempre ha tenido una significación especial para mí pues creo que contiene uno de los temas que me preocupan al hablar de los valores de la sociedad y que no sólo se refleja en el presente libro, Cotidianos, sino que tiene continuidad en el poemario que estoy ultimando, Hachazo de metrónomo y problamente lo tendrá en la novela que reemprenderé en breve. Me cuesta aceptar que todo lo viejo sobre. Y esto es aplicable a objetos pero también a personas y animales. ¿ Ese afán por consumir supone que lo consumido ya no tiene valor? ¿Estamos convirtiendo todo en productos que se agotan con su uso?¿ Incluso nosotros mismos-los empresarios desprecian a los trabajadores de más de 45 años y los despiden-? Es terrible pensar en algo así. Lo viejo se abandona o se oculta. Simplemente, sobra. Lo que domina en nuestra sociedad es el valor de lo joven, de lo nuevo, aplicado indistintamente a personas y objetos.
 
 
-El sexo es un componente muy importante en algunas de tus historias. ¿Qué más cotidiano que eso, no?
 
 
Una de las partes del libro lleva como epígrafe Sexo. E, incluso, se distingue de otra parte con el nombre de Pareja. Desde mi punto de vista me interesaba separar la idea de sexo respecto de la idea de sexo en pareja y al mismo tiempo me interesaba abordar las relaciones de pareja desde presupuestos no simplemente sexuales. De ahí la separación. Por otro lado la manera de introducirme en la temática sexual ha sido desde diversas perspectivas. Desde el punto de vista de hombres y mujeres, de homosexuales y heterosexuales. Aconsejo la lectura de "Anhelo reiterado entre sábanas", un relato difícil de digerir en función de la edad, la educación recibida y la moral dominante.
 
 
-¿Publicas relatos porque eres escritor de inspiración o por el contrario eres disciplinado?
 
 
Cotidianos es un libro generado a lo largo de ocho años. Desde 1999 hasta 2007. Durante este largo período ha habido épocas en que he escrito febrilmente, otras en las que me he obligado a escribir y otras en las que simplemente no he hecho nada. Tiempo ha habido para todo. La disciplina no debe ser espartana pero sí es cierto que debe haber constancia a lo largo del tiempo. Esa constancia que te permita retomar las historias que en su momento no supiste  o pudiste resolver. Es una constancia a lo largo del tiempo. Y, por otro lado, ha habido momentos también de rabia, porque normalmente la rabia ayuda más a escribir que la complacencia. La complacencia no estimula los retos y aplaca. Congratularse de lo estupendos que somos no nos hace mejores.
 
¿En algunos relatos pretendes despertar al lector sentimientos más que un final contundente?
 
Nunca he creído en esas historias que te conducen por una línea y al final acaban en un punto inesperado. Muchas veces he pensado que traicionaban al lector con finales que ni eran consecuentes con la historia ni conseguían mayor efecto. Las historias de Cotidianos tienen finales reales, posibles y, hasta cierto punto, creíbles y son consecuentes con el propio relato. Me interesa que la historia tenga consistencia y que los personajes, lejos de ser sólo pinceladas, tengan alma. Yo creo que el barrendero de "El maletín del barrendero" tiene alma. Eso me importa. El efecto sorpresa me parece más propio de relatos menos realistas. Quizá si hiciese una selección con mis relatos más fantasiosos tu pregunta sería otra y mi respuesta también. Quién sabe si algún día los veré publicados.
 
30/04/2009 09:40. luisveagarcia #. Cotidianos Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris