Facebook Twitter Google +1     Admin

DIARIO DE VIAJE: MÉRIDA (Y 2)

20090924013725-sunp0170.jpg

Pasado el primer momento de monumentalidad, resta lo pequeño, lo menos visible, lo que queda a un lado. Visitamos el circo romano que, sorprendentemente, se encuentra en mucho mejor estado que su homólogo romano, el Circo Máximo. Aquí, al menos, se distingue qué es qué y no como en Roma donde apenas los graderíos son túmulos y la arena, un patatal. Y junto a él parte de dos acueductos, uno romano y otro muy posterior del siglo XVI, el de San Lázaro, casualmente mucho menos monumental y más pedestre y muy cerca de allí las ruinas de un antiguo hospital de peregrinos.Recorremos la ciudad por un lado, obviando vías del tren y carreteras y, sucesivamente, a nuestra vista van apareciendo termas, otro acueducto, éste sí romano bastante más monumental pese a un curso del río que languidece y que expresa pena por el agua que no transporta.

Foto: Acueducto de los Milagros.

24/09/2009 01:37. luisveagarcia #. Diario

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris