Facebook Twitter Google +1     Admin

DIARIO

20070924213432-canigo.jpg

Son poco más  de las once.Mañana cálida; Barcelona, medio vacía.En la línea uno del metro,  algunos noctámbulos echando un último sueño.Volví al mercado de Sant Antoni.  Pero no hubo suerte. Las huestes, imagino ya de vuelta,  habían dado cuenta de la presa. Poco después tuve mayor fortuna. Encontré un ejemplar de Canigó de Jacint Verdaguer, de 1901.  Estaba bastante lacerado pero no le faltaban páginas. Por apenas cinco euros no me pareció mala decisión adquirirlo. En mi biblioteca ya  disponía de un ejemplar actual, sin embargo los libros modernos no tienen la presencia de los antiguos. En el mismo puesto había un ejemplar del Marqués de Bradomín de los años cuarenta.Lo ojeé pero acabé devolviéndolo a su lugar. Unas tiendecillas después encontré toda una  colección de Austral y me hice  con un ejemplar de poemas de Juana de Ibarborou, de los años cuarenta,  editado en Argentina.

No fue una mañana desperdiciada, a pesar de que todavía había bastantes puestos vacíos. Pilar agradeció marcharnos antes de la una, no en vano había prometido cocinarle una paella.

17/09/2007 10:22. luisveagarcia #. Diario

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comYosef

Demasiado tarde.. Has de ir como mucho a las 09:00...

Fecha: 20/09/2007 02:10.


gravatar.comjoselu

Compartimos la pasión de Canarias y la de visitar el mercado de San Antonio donde siempre se encuentra alguna sorpresa.

Fecha: 23/09/2007 21:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris