Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Bibliofilias.

ENTREVISTA A FRANCISCO PALACIOS CHAVES

20090729230227-francisco-palacios.jpg

Siguiendo con mis colaboraciones con la página Llegir en cas d´incendi, ahí va la entrevista que hice a Francisco Palacios Chaves autor de Juan Cacho o un cacho de Juan:

 http://llegirencasdincendi.blogspot.com/2009/07/entrevista-con-francisco-palacios.html

29/07/2009 23:02. luisveagarcia #. Bibliofilias No hay comentarios. Comentar.

RESEÑA DE JUAN CACHO O UN CACHO DE JUAN DE FRANCISCO PALACIOS CHAVES

20090724122529-juancacho.jpg
Juan Cacho o un cacho de Juan
de Francisco Palacios Chaves
Bohodón ediciones, 2008
251 pp, rústica con solapas.
17,31 euros
 
Juan Cacho es un ser normal, con una vida normal y unos problemas normales que frecuenta a veces compañías un tanto extrañas.Ésa es la descripción más simple del libro Juan Cacho o un cacho de Juan. Pero hay mucho más, porque a Francisco Palacios se le nota que disfrutó escribiendo su novela, conformando cada uno de los rasgos de la personalidad de Juan Cacho, que es casi como su alter ego, incluso en el dibujo caricaturesco de la portada que tiene gran parecido con el propio autor.
 
Al leer Juan Cacho o un cacho de Juan inmediatamente tuve cerca un par de referentes. Como si Juan Cacho fuera a la vez el Wilt español. Y no menos lejana es la referencia que enseguida tuve en la punta de la lengua: cruasán. Ello gracias a que no hace demasiados años un autor desconocido triunfó con una novela denominada: Lo mejor que le puede pasar a un cruasán. Quizá porque la propuesta literaria de Francisco Palacios, andaluz y mañagueño - y eso se nota-, no se aleja demasiado.
 
El propósito del autor es entretener, lejos de la literatura sesuda y correosa. Palacios nos entrega una novela básicamente humorística que, sin embargo, hacia el final del libro adquiere tintes de novela policíaca.
 
Tras un comienzo un tanto vacilante debido a la acumulación de hilarantes descripciones y tópicos, poco a poco la novela nos va llevando a una senda cuasi policíaca sin dejar nunca el humor. Sin embargo, en ningún momento, abandona el tono general. Y eso es una virtud y hace que el lector no se sienta estafado.
 
Y al llegar al final todas las pequeñas microhistorias, que son algo así como una sucesión de amores de verano, concuerdan a la perfección. Por eso no se entiende que ninguna gran editorial se haya interesado por el trabajo de Francisco Palacios, pues su propuesta literaria viene que ni pintada a cualquier caluroso verano.
 
Lectores, a disfrutar de Juan Cacho o un cacho de Juan.
24/07/2009 09:30. luisveagarcia #. Bibliofilias No hay comentarios. Comentar.


RESEÑA DE LA RAÍZ ROTA DE ARTURO BAREA

20090718002006-laraizrota.jpg
La raíz rota
de Arturo Barea
Ed. Salto de Página, 2009
404 pp
Rústica con solapas
21,95 euros.
 
La editorial Salto de Página ha publicado por primera vez en España la novela del autor Arturo Barea La raíz rota. Novela que, sin embargo, sí fue publicada en el extranjero. Novela dura, de un tiempo que creíamos olvidado pero que vuelve a nuestra memoria con palabras reencontradas: estraperlo, beatería, clandestinidad, miseria, dictadura... Palabras que han formado parte de las vidas de una generación perdida. Palabras que Arturo Barea coloca con eficacia en una historia que araña el corazón, que desgarra por dentro. Es el autor un maestro en el perfil psicológico de los personajes, en los que ahonda hasta descubrir su esencia, sus defectos, incluso las debilidades, su raíz rota.
Es la narración de Barea una narración sin contemplaciones, sin sutilezas, de verdades inmutables, de traiciones, de miseria moral. Es quizá esta expresión la que mejor dibuja el lugar en el que se mueven todas esas vidas. Vidas que transcurren buscando medios de subsistencia en una sociedad podrida donde las apariencias importan más que la propia existencia.
El autor traza un recorrido por la posguerra española sin olvidar un detalle. No es una historia de vencedores ni de vencidos, tampoco una historia en la que la superioridad moral de un bando sea un trazo relevante. Barea descubre miseria entre falangistas y entre comunistas. Miseria en la delación y miseria en la clandestinidad.
Si hay que achacar algún punto negro, señalaría la escasa consistencia de una relación de amor entre el protagonista, Antolín, un refugiado de la República que retorna a España diez años después del fin de la guerra, y Conchita, una mujer que se gana la vida entre milagros y santerías. No es un detalle relevante en esta historia, porque, en realidad, lo importante no son siquiera los personajes. El personaje más cimero es el ambiente decadente y mísero. Un personaje que sería como aquel mar que Unamuno dibujaba en Tulio Montalbán y Julio Macedo. Un ser inanimado con vida propia, con voz propia. Así, en esta tesitura, el libro La raíz rota se revela como  imprescindible para comprender ese período histórico que tan olvidado ha sido durante largo tiempo y que ahora adquiere relevancia con la Ley de la Memoria Histórica. Pero lejos de esto, además es fundamental para el conocimiento de los que no vivieron esa época, de los que sólo han oído hablar del estraperlo o de la clandestinidad a sus abuelos. Historias de abuelos convertidas en novela, gran novela de Arturo Barea. Porque dentro de esa generación "todos tenemos las raíces rotas".
 
18/07/2009 00:20. luisveagarcia #. Bibliofilias No hay comentarios. Comentar.

RESEÑA DE ESTANCOS DEL CHIADO DE FERNANDO CLEMOT

20090629121145-estancos-del-chiado..jpg

  

Estancos del Chiado
Fernando Clemot
Paralelo sur ediciones,2009
196 páginas, rústica con solapas,
10 euros.
 

  Para leer algunos de los libros que se editan actualmente no hace falta nada, ni siquiera interés. Algunos se leen en un continuo pasar de hojas en el que uno puede saltarse frases sin que el resultado final quede alterado. Para leer el libro de Fernando Clemot, Estancos del Chiado, uno debe preparar el espíritu, debe tener esa rara disposición que sólo poseen los que abren los libros para releer una línea o un párrafo. Porque la lectura de Estancos del Chiado debe ser una lectura pausada, línea a línea, palabra a palabra, degustando cada adjetivo tanto como cada verbo.  

Es el lenguaje de Clemot un lenguaje depurado, que busca el término exacto pero, a la vez, que se deleita con las sonoridades, con las letras, con las palabras... Fernando es, evidentemente, un constructor de historias, un artesano del cuento. Perfecto conocedor de los tiempos en que se desarrollan las acciones, recorre las historias con la intensidad precisa procurando nunca defraudar, incluso cuando alguna vez se puede intuir el final del relato (Cazadores de ganado). No es extraño que con semejantes habilidades, Clemot haya ganado tantos premios.

El autor divide el libro en tres partes: Mitologías, El jardín de la memoria y Ocasos.

Son los que conforman la última parte, los cuentos cuya redacción es más sencilla, historias en las que el autor va tirando del hilo desde la anécdota hasta llevarnos a un inesperado desenlace. Son cuentos para leer de un tirón pero que dejan poso. El poso de la reflexión que invita a una posterior relectura. Y, sin embargo, hay una excepción. El primero que constituye esta serie, Levante , es un cuento que, en sí mismo, esconde el más terrible de los secretos. Un secreto al que el autor nos va llevando lentamente, iluminándonos el camino hasta mostrarnos el panorama en un final absolutamente desasosegante.  

La primera parte, Mitologías, me remite a la redacción del mito que hacía Roland Barthes en Mitologías. Fernando Clemot convierte en personaje a Eça de Queiroz en un relato, Una dame sans merci, acercándose a los cuentos de Poe. Juega con la historia en el relato Orgullosamente apasionado , a veces con la capacidad de alterarla o de gestar una ucronía.  

En la segunda parte, El jardín de la memoria,  Fernando Clemot habla del recuerdo. Un recuerdo a veces cercano, El verano del cortapichas, Bautizos de primaveras pasadas. Otras veces el recuerdo nos remite a un lugar, a Lisboa, como el relato que da título al libro, Los estancos de Chiado. Incluso se atreve a investigar sobre su propio origen.¿Cuánto habrá de fantasía y cuánto de realidad en esa historia?.   En definitiva, si la lectura pausada, si la lectura que deja poso, si la lectura de un libro que hace reflexionar les seduce, lean a Fernando Clemot. Lean Estancos del Chiado.  

 

http://llegirencasdincendi.obolog.com/estancos-chiado-fernando-clemot-paralelo-sur-ediciones-287428

29/06/2009 12:11. luisveagarcia #. Bibliofilias Hay 1 comentario.

FIRMIN DE SAM SAVAGE

20081221195809-firmin.jpg

Firmin es una rata, una rata que tiene la particularidad de nacer en una librería. Y tiene otra más. Saber leer. Con semejante e inesperado inicio el autor, Sam Savage, crea una reinterpretación del mundo ratil que es, al mismo tiempo, una interpretación en sí de la sociedad y de las relaciones sociales. De los inadaptados, de la amistad, de la caótica vida de las ciudades e, incluso, del urbanismo salvaje. El autor tiene la virtud de recoger la sensibilidad del mundo infantil y transformarla para darle más de una lectura al libro sin que por ello pierda esa misma sensibidad. Firmin es una apuesta por la cultura, por el mundo de los libros y una crítica al sistema de relaciones sociales predominante. Con semejantes ingredientes vale la pena acercarse al mundo de las ratas. Por cierto, yo ya no las miro con la misma cara.

21/12/2008 19:58. luisveagarcia #. Bibliofilias Hay 1 comentario.

MENSAJES DEL TIEMPO

20080307131213-4615261-gal-1-.jpg

Alguna vez he pensado que hay libros que están predestinados a pertenecernos. Probablemente trazan un recorrido que desconocemos y acaban en nuestras manos. Por azar o por alguna curiosa intervención de los dioses -los paganos,por supuesto-. Y así, confabuladas las cosas de este modo, un buen día nos tropezamos con el libro. Y a mí me ocurrió ayer. Encontré un ejemplar de Montserrat Roig firmado por ella en 1981. A alguien  no le importó la dedicatoria, o falleció. O cualquier historia que desconocemos y podemos imaginar. En cualquier caso, a mí me llegó el tiempo de las cerezas, ese mismo que da título al libro, El temps de les cireres. Y yo ya le he guardado un espacio en mi biblioteca.

07/03/2008 13:12. luisveagarcia #. Bibliofilias Hay 3 comentarios.

PEQUEÑO JUEGO

20080225085440-casastamaria.jpg

Respondiendo a una especie de cuestionario que propone la escritora Care Santos en su blog, paso a responder. El truco, sólo usar títulos de libros. 

-Eres hombre o mujer: Hombre rico, hombre pobre (Irwin Shaw)

-Descríbete: El hombre que susurraba a los caballos (Nicholas Evans)

-Cómo te gustaría que te recordaran los demás:Corazón tan blanco (Javier Marías) 
-Cómo describirías tu anterior relación sentimental? El amor en tiempos de cólera (G.García Márquez)
-Describe tu actual relación: Nubosidad variable (Carmen Martín Gaite)
-¿Dónde quisieras estar ahora? De Fuerteventura a París (Miguel de Unamuno)
-¿Cómo eres respecto al amor? De la tierra a la luna (Julio Verne)
- ¿Cómo es tu vida? En la ardiente oscuridad (Buero Vallejo)
-¿Qué pedirías hoy si se te concediera un solo deseo? Desayuno en Tiffanys (Truman Capote)
-Un consejo: No mires debajo de la cama (Juan José Millás)
-Ahora despídete: Mañana en la batalla piensa en mí (Javier Marías)

He contado con la inestimable ayuda de Pilar.

La foto es de Betancuria (Fuerteventura)

23/02/2008 23:01. luisveagarcia #. Bibliofilias Hay 2 comentarios.

UNOS APUNTES DE UNAMUNO

20080215125424-tuliomont.jpg

 Llevaba tiempo intentando encontrar una pequeña obrita de Unamuno denominada Tulio Montalbán y Julio Macedo, cosa que hice a través de internet hace pocos días. Novela breve, de apenas dieciséis páginas,  escrita en 1920 y que consideraba fundamental para completar el ensayo en el que llevo ya un par de años trabajando, Unamuno, dos visiones insulares: 1910 y 1924. No en vano esta pequeña obra, con el tiempo, se convertiría en otra mayor cambiando el género al teatro: Sombras de Sueño (1931). Entre ambas hay una gran diferencia debido al tratamiento que el autor hace de conceptos como aislamiento, soñarrera o del propio   de  insularidad. Y entre las fechas, y las diferentes escrituras, había sucedido un hecho fundamental y definitorio en la vida de Unamuno: su destierro a la isla de Fuerteventura (residió básicamente en su capital, Puerto Cabras)  a causa de sus opiniones sobre el Directorio Militar de Primo de Rivera.    

15/02/2008 08:36. luisveagarcia #. Bibliofilias No hay comentarios. Comentar.

CUANDO EL PASADO VUELVE

20080201090819-ega-2.jpg

Ha caído en mis manos un ejemplar de Cristo de Tacoronte, con la firma  del propio autor y dedicatoria "A Enrique Sordo, con mi admiración y simpatía por Proel" Emeterio Gutiérrez Albelo. Apartado 193 S/C de Tenerife, Islas Canarias.

Emeterio Gutiérrez Albelo (Tenerife 1905-1969,) poeta español perteneciente a la Generación del 27.Publicó sus primeros poemas en el periódico La comarca, del que era director su padre.Estudia bachillerato y magisterio en La Laguna y ejerce la profesión docente durante toda su vida en diferentes lugares de la isla. Su primera obra, titulada La Fuente de Juvencio (1925) es de inspiración parnasiana y modernista y nunca llegó al publicarse. En Vilaflor,ejerció como maestro en la escuela de niños, y escribió su primer libro publicado, Campanario de la Primavera (1930). Sus dos libros siguientes son Romanticismo y cuenta nueva, (1933), y Enigma del invitado, (1936), editados por la revista tinerfeña de vanguardia Gaceta del Arte. Constituyen los dos máximos exponentes del surrealismo poético tinerfeño.El comienzo de la Guerra Civil,en 1936, acabó con Gaceta de Arte y con la actividad del grupo surrealista tinerfeño. Ese mismo año se casó con Donatila Airenza Fumero, con la que tiene tres hijas.Transcurren ocho años hasta la aparición de un nuevo libro, Cristo de Tacoronte (1944). Cambia de estética y aflora una temática religiosa inmmersa en el existencialismo. Encierra, además, un rico romancero tinerfeño: ni uno solo de sus cuarenta poemas deja de inspirarse en su isla natal y, más circunstancialmente, en el pueblo y vega de Tacoronte. Utiliza el simbolismo de la parábola del Hijo Pródigo para reflejar la condición del ser humano en la tierra. Publica después otras dos obras más de tema exclusivamente religioso: Los Milagros (1951) y Apuntes para una vida de Cristo (1969). Otros dos libros completan la relación de lo que publicó en vida: Los blancos pies en tierra (1951), colección de sonetos con el que obtuvo el premio regional de poesía "Tomás Morales" de la Asociación de la Prensa de Las Palmas y Geocanción de España (1964), un poemario descriptivo al estilo de Unamuno.A los títulos anteriores hay que sumar cinco obras póstumas: Antología poética (1969), Poesía última (1970), El rincón de la amistad (1971), Tenerife y el mar (1973) y Las alas del tiempo (1974).El influjo de la pintura y la música en la obra de Gutiérrez Albelo fue notable. Fue redactor de la ya citada Gaceta de Arte (1932-1936) y de Mensaje, (1945-1946), y fundador y director hasta su muerte de la revista Gánigo (1953-1969)

Enrique Sordo nace en Santander en 1923 y fallece en Barcelona en 1992, a la edad de 69 años.Sordo estuvo inicialmente vinculado al diario Alerta y formó parte del grupo de la revista Proel(revista y grupo poético).Afincado en Barcelona, fundó con Dionisio Ridruejo, en los años cincuenta, La Revista, publicación literaria que alcanzó sólido prestigio. Sordo ejerció la crítica en diversos medios, entre ellos La Vanguardia y El Ciervo. Fue también traductor de literatura en lengua inglesa y de literatura catalana, destacando sus versiones de Mercè Rodoreda y de Montserrat Roig. Enrique Sordo fue uno de los fundadores, en 1957, de los Premios de la Crítica.

01/02/2008 08:58. luisveagarcia #. Bibliofilias No hay comentarios. Comentar.

TIENES LAS PATAS RAJADAS...

20071207092330-cosas-de-ayer.png

Ayer por la tarde, día festivo, tuvimos ocasión de pasar unos momentos de risa gracias a las anécdotas que Gilberto Alemán cuenta en su libro Cosas de ayer de Ediciones Idea y perteneciente a la fantástica colección Rincones y recuerdos de Santa Cruz de Tenerife.Cuenta en ese libro el autor que a principios del siglo XX había en Santa Cruz una fuente, él dice chorro, en la que se reunían las mujeres a lavar las lecheras y aprovechaban el descampado cercano para evacuar. Los muchachos del lugar que ya sabían de las actividades de las pobres lecheras siempre les cantaban un chascarrillo a modo de rima, que era el siguiente:

Tienes las patas rajadas
de tanto mear de pie,
tienes la enagua podría
de secarte el perenquén.

Estuvimos toda la tarde hablando de cosas de antaño y riéndonos de la ocurrencia de aquellos muchachos.

07/12/2007 09:19. luisveagarcia #. Bibliofilias Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris