Facebook Twitter Google +1     Admin

DIARIO

Visito blogs y a veces me extraño de que alguien quiera contar algo y mucho más de que haya alguien dispuesto a leerlo. Estamos intoxicados por historias preconcebidas para la televisión, para la exhibición. Por eso mismo es extraño encontrar realidad y debe ser cierto que incluso esas tantas narraciones en los blogs deben ser inventadas. Escritas para que reacciones de tal o cual manera. No sé si es algo premeditado, tan premeditado como las actitudes de nuestros gobernantes que puestos a ser creíbles idean supuestas espontaneidades en gestos que están medidos por sus equipos de campaña. Sufrimos tanta dosis de realidad que podemos afirmar que la realidad es toda inventada. Alguien debería explicarnos que vivimos en una novela negra en la que no hay héroes como en Sin City.Todos somos malos, nos los dicen una y otra vez urgando para ello en justificaciones que nos hacen diferentes. Debe ser difícil encontrar una época tan deshumanizada como la actual. Algunos dirán que faltan héroes y otros que falta liderazgo. Los politicuchos se llenan la boca de esa palabra. Rostros de metal duros como piedras, incapaces de sentir nada por sus semejantes. No sé si vale la pena leer los blogs, ya no miro el telediario desde hace más de un año. Creo que a partir de ahora seguiré las noticias a través de los clásicos. No en vano hay quien dice que el tiempo es cíclico, por lo que mejor que me aplique en los grecolatinos o en los rusos. Seguro que extraigo mejores conclusiones.

06/02/2012 01:02. luisveagarcia #. Diario

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comLuis

Dudar de todo, desconfiar de todo es casi como renunciar al presente y al futuro, como no amar por si acaso el desengaño, como suicidarse por si acaso el fracaso.
Aun queda realidad, mucha más que mentira, pero en otros sitios.
Un abrazo

Fecha: 17/02/2012 22:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris