Facebook Twitter Google +1     Admin

MÁS SARAMAGO

20100622210049-saramago.jpg

Recuerdo no hace demasiado tiempo que hablando de literatura con cierto autor, de cuyo nombre no quiero acordarme, le confesaba mi querencia hacia la literatura de Saramago. Recuerdo que varió su actitud. "Es un estalinista", dijo. De un instante a otro habíamos pasado de hablar de literatura a hablar de política. Como si en la historia de la literatura uno tuviera que coincidir con las ideas de todos los autores para reconocer su genialidad. Uno no podría ser a la vez admirador de Orwell y de Celine, o de Vargas Llosa y García Márquez. Qué estupidez. Recuerdo que fue después de que Saramago desembarcara en Palestina y acusara a Israel de hacer con los palestinos lo que Alemania había hecho con los judíos. Uno podrá o no estar de acuerdo con esta afirmación, pero las ideas políticas no deben nublar el buen juicio literario. A pesar de eso, nuestro buen amigo arguyó:" todos los estalinistas son antisemitas." De golpe, el Saramago que yo conocía había adquirido casi el carácter de genocida. Claro que ese mismo tipo dijo que "Palestina no tenía ningún sentido si no existía Israel". De esos polvos ya sabemos a qué lodos llegamos.

22/06/2010 21:00. luisveagarcia #. Artículos

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris