Facebook Twitter Google +1     Admin

DIARIO

Qué fácil y peligrosa es la senda de la autocomplacencia para un escritor. Diría más, para todo aquel que realiza un trabajo. El envanecimiento sólo puede derivar en descuido y afectación. Ninguna de ambas cosas llevará a ningún lugar. Sólo el trabajo diario hará que crezcamos y con nosotros, nuestra obra. Sólo la interrogación sobre lo que uno mismo hace llevará a abrir nuevos, y quién sabe, si fructíferos caminos. La autocrítica, la autoevaluación, la revisión debe ser la senda. Nada más alejado de la autocomplacencia, de las sonrisas y de las poses de la bohemia literaria.

03/04/2012 09:01. luisveagarcia #. Diario

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris