Facebook Twitter Google +1     Admin

PRESENTACIÓN DEL POEMARIO TERRAPROMESA DE YOLANDA GUTIÉRREZ

20081129225649-terrapromesa.jpg

Hoy 29 de noviembre, en el Auditorio Can Palots de Canovelles (Barcelona) he tenido la oportunidad de presentar el primer poemario de Yolanda Gutiérrez, Terrapromesa. Estas han sido mis palabras sobre el libro en la presentación:

Buenas tardes.
 
Siempre es una buena noticia que alguien publique su primer libro por las posibilidades nuevas que se abren al escritor y al lector.
Conocí a Yolanda Gutiérrez en una página de literatura en internet.Ella tenía -y tiene- un comportamiento entusiástico dando a conocer sus poemas. Pero Yolanda se ha hecho mayor literariamente hablando y hoy nos presenta este libro, Terrapromesa que es a la vez una invitación a buscar la tierra prometida y el nombre de guerra o nick que ella utiliza en esta página de internet que se llama Los Cuentos.
Al leer su poemario uno se apercibe de la enorme capacidad que tiene la autora. De unir palabras y conceptos. Y, sobretodo, de unir sentimientos. Pues de sentimientos es de lo que más habla Yolanda. Sentimientos de amor y desamor dominan este poemario pero también hay otros muchos. Sufrimiento, pasión, amistad. Hay tiempo para el recuerdo. Tiempo para la ensoñación. Esa misma ensoñación que como una búsqueda incierta siempre nos lleva a ella misma. A la tierra prometida, a la terrapromesa que es a la vez un fin pero también un itinerario circular que parte de ella misma para llegar a ella misma trazando un panorama de sus sentimientos..
Es el estilo de Yolanda un estilo que se caracteriza por la espontaneidad.Derrama sus palabras como torrentes. Huye del virtuosismo para ser natural. Tan natural y frescas como son sus palabras. Y de sus palabras me gustaría hablar un poco más. Y, sobretodo, de algunas palabras que repite. Una de las cosas que más me sorprende en ese itinerario circular del que antes he hablado es el uso de la palabra alma. Yolanda utiliza esa palabra en casi cada uno de sus poemas. Quizá porque en esa búsqueda de la tierra prometida, en esa búsqueda circular, en esa búsqueda de ella misma lo que permanece es su alma. Alma pura, alma indeleble. Alma como sinónimo de permanencia. En la reiteración de esa palabra, Yolanda se introduce en una cierta espiritualidad. Pero no en una espiritualidad de las que mira hacia el cielo. Una espiritualidad de lo cercano. De la vida, de su propia experiencia vital. Vida es otra de las palabras que a menudo repite. Y su opuesta: la muerte. Y su poesía transcurre en ese equilibrio de opuestos: vida-muerte, vivir-morir...
Uno de los mecanismos que utiliza la autora para enfatizar sus palabras es la anáfora. Repite una misma palabra al principio de cada verso:
 
"Recuerdos de una niña,
recuerdos lejanos de un río,
recuerdos de unas manos, trabajadas, cariñosas"
 
El recuerdo es otro de los términos que se repite a menudo. Y, vinculado a él, el tema del amor. Amar, amor, amante. Es una constante entre sus poemas.
Hay momentos en que ese mismo sentimiento casi se adivina en palabras de otros poetas. Hay aromas de Bécquer en ese verso del poema Mi tierra prometida. Rememorando aquél "volverán las oscuras golondrinas" que Yolanda actualiza en "jardines de eterna primavera".
También hay mucho de olvido en sus versos y de dolor. Sin embargo hay escasas alusiones a lugares con una honrosa excepción: Granada: "mi magnífica y cautivadora Alhambra, el Albaycín, al otro lado custodiándola su generoso río Genil, etc."
Hay poemas con dulzura de nana como "Dulce lugar ese". Sin embargo, en ocasiones Yolanda busca la frase rotunda, la palabra no dicha:
"arrebatarte así un poco de aliento"
"los días son insolentes lamentos"
"lloraba el amanecer"
"las estrellas tristes sollozaban"
 
Quizá el poema que más me sorprendió se encuentre hacia el final del poemario. Su título, Uno cree. Y especialmente me gustaron estas dos estrofas:
 
Uno piensa
muchas veces
que perdió su valioso tiempo
cuidando una piel por fuera,
dejándose morir por dentro.
 
Concreta bien la autora la parte filosófica del poemario. Y, especialmente, su cierre:
 
Uno muere
un poco más
cada vez que desiste...
 
Y, con esta idea que cierra y resume el contenido del libro cedo la palabra a la propia autora. Yolanda Gutiérrez. 
29/11/2008 22:56. luisveagarcia #. Convocatorias

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris