Facebook Twitter Google +1     Admin

DIARIO

20070816134550-playa-sotavento-de-jandia.jpg

Vive uno en la permanente contradicción. Cuando estoy  escribiendo, deseo leer . Después, leyendo, deseo volver a escribir. 

Tras entretenerme unos días con un relato erótico, el proyecto Opus nigrum ha quedado momentáneamente relajado. Y aunque algunas ideas tengo, debo intentar esquematizarlas un poco para que tomen cuerpo. 

 A veces, cuando estoy enfadado o molesto, invento discusiones imaginarias con éste o aquél, discusiones que jamás se han producido y que muy probablemente jamás sucederán. Otras veces ni siguiera hace falta que esté enfadado. No sé porqué ocurre. Quizá debería utilizarlas en algún relato. Sería una forma de convertir lo manifiestamente inútil en algo que valga.

07/08/2007 08:31. luisveagarcia #. Diario

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comRuth

Es como si este post lo hubiera escrito yo. A mí me pasa exactamente lo mismo; cuando leo, sobre todo si es algo bueno, me da rabia no estar escribiendo algo igual o mejor, y cuando me pongo a escribir me frustro y me gustaría volver a leer y no tener que hacer tanto esfuerzo. Lo de las conversaciones imaginarias... Madre, la de mala sangre que me he hecho forzando discusiones en mi cabeza que nunca se dan (menos mal).

Fecha: 09/08/2007 13:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris